Consumo colaborativo

©CollaborativeConsumption.com

Últimamente se ha puesto de moda un consumo colaborativo que ya practicaban nuestros abuelos, y que con las sociedad del consumo actual había caído en desuso. Se trata de un movimiento donde el acceso a las cosas o servicios prima sobre la propiedad.

En este blog ya habíamos hablado en otros post de los videos: Story of the Stuff y Comprar, Tirar, Comprar.

Pero seguro que a nivel personal ya lo has practicado más de una vez sin darte cuenta. Por ejemplo utilizando el sistema de bicicleta compartida que hay en tu ciudad, descargando o compartiendo música a través de internet o bien pidiendo el taladro a tu vecino para colgar un cuadro (no te vas a comprar uno si sólo lo vas a usar durante un corto período de tiempo).

El cambio de modelo económico que algunos sectores de la sociedad están reclamando ha ayudado mucho a reactivar éste tipo de economía de acceso. Tal y como se cita en el libro What ‘s Mine Is Yours: The Rise of Collaborative Consumption, texto de referencia para el consumo colaborativo:  “La eficiencia de internet, combinada con la capacidad crear confianza entre extraños ha creado un mercado de intercambios eficientes entre productor y consumidor, prestador y prestatario, y entre vecino y vecino, sin intermediarios”.

Os animo a curiosear en las 50 propuestas de consumo colaborativo que se exponen en este blog. Seguro que encontráis alguna que sea de vuestro gusto y a la vez todos contribuimos a hacer una sociedad mejor y más equitativa.

 

“La tendencia es evidente: el acceso vence la posesión. El acceso es mejor que la propiedad”. (Kevin Kelly)