La problemática de los plásticos sostenibles

Plásticos biodegradables, imágen de Andrew Simpson
Los plásticos sostenibles se están poniendo de moda. Poco a poco invaden el empaquetamiento de los productos cotidianos: un recurso creciente es utilizar “plásticos biodegradables”, de origen vegetal o simplemente cierto porcentaje de plástico reciclado. Pero no es sostenible todo lo que lleve tinte verde…
Es muy fácil hacer que algo parezca sostenible, pero la realidad es mucho más compleja y es difícil crear productos realmente sostenibles”

Andrew Simpson

En resumen, aunque el ecodiseño disfruta del progreso en el desarrollo de nuevos materiales, a veces estos no tienen más mérito que facilitar una publicidad engañosa
Primero, aclarar que en este artículo cuando hablamos de plásticos me refiero principalmente a plásticos termoplásticos. Estos son los más comunes, y tienen la propiedad de que se pueden fundir y al enfriarse conservan sus propiedades. Esto les hace buenos materiales del diseño para el reciclaje y, dependiendo de la aplicación, un potencial para ser materiales que pasen por varios ciclos cambiando de forma pero conservando su utilidad.

Gran parte de los bioplásticos
provienen de maíz modificado
genéticamente, cultivado con
un sistema de agricultura totalmente
insostenible. nattydreaddd

Otro punto que conviene tener en cuenta es diferenciar entre plásticos degradables, biodegradables y compostables. Hay diferentes normas para lo que se puede considerar biodegradable o no, y no todos los plásticos biodegradables tienen origen vegetal. Los que sí tienen origen vegetal son los bioplásticos, y llevan ya muchos años entre nosotros.

Los plásticos que provienen del petróleo se pueden hacer degradar de diferentes formas. Algunos simplemente degradan de forma acelerada cuando se exponen a la luz ultravioleta o sustancias químicas del ambiente. Otros que son biodegradables se degradan con la acción de microbios, pero eso no quiere decir que al desecharlo en cualquier lado desaparezca. Algunos necesitan ciertas condiciones de temperatura y humedad propios de sistemas de compostaje industriales.
Conviene tener en cuenta que los plásticos petroderivados que se degradan pueden liberar al entorno sustancias dañinas. Lo que si es una ventaja es la desaparición de residuos sólidos que son muy perjudiciales para la supervivencia de algunas especies. Por ejemplo, 100.000 albatros mueren anualmente por haber ingerido residuos.
Así que uno puede pensar que la solución sean los plásticos derivados de fuentes vegetales. Algunos (no todos) de ellos implican un ahorro de emisiones de CO2 a lo largo de su ciclo de vida pero tienen dos inconvenientes:
  1. Aunque ahora su uso sigue siendo minoritario y no supone un problema, si se generalizaran podrían competir con fuentes de alimentación.
  2. La mayoría provienen de monocultivos de maíz o soja transgénica, un modelo de agricultura que hoy por hoy no se puede considerar sostenible se mire por dónde se mire. En el dilema de si darle nuestro dinero a BP o Monsanto, hay que tener en cuenta que el porcentaje de crudo que se utiliza para materiales sólidos es muy pequeño.
Por si no fuera bastante complejo ya la problemática de los plásticos sostenibles el uso de tintes y aditivos diversos le da una nueva dimensión. A menudo los aditivos son tóxicos, o pueden volverse peligrosos si se liberan al medio ambiente. Como todo el tema no me acababa de quedar bastante claro, consulté con Andrew Simpson, fundador de Best Practice Plastics y Vert Design. En cuanto a los aditivos lo tiene bastante claro: usar los menos posibles, ya que además complican el reciclaje posterior de un producto.

Por ejemplo (gracias Andrew por la ilustración): El HDPEes un material orgánico, en el sentido de que está compuesto por hidrocarburos. Si los microbios se suelen comer cualquier cosa orgánica que dejamos por allí ¿Por qué no el plástico? Se ha descubierto que es porque no lo “huelen” como algo comestible. Añadiendo pues, un agente que le da ese “olor” se ha conseguido que el plástico sea biodegradable sin alterar sus propiedades mecánicas, ni su reciclabilidad. Sin embargo, el diseñador se pregunta si mientras se degrada ese producto se convierte en algo peligroso, tóxico, para el medio o las especies que lo habitan. De momento no hay estudios para aclarar esto.


La charla que tuve con este experto en crear Diseños Sostenibles fue muy enriquecedor. Incidía en la complejidad del tema, y en que para cada producto y aplicación hay que estudiar la mejor solución. A veces éste va contra nuestra intuición, pero a menudo para Andrew suelen volver a la ecuación de “reducir – reutilizar – reciclar”.

De lo que no cabe duda es que se están consiguiendo grandes avances en el campo de los plásticos más sostenibles. La complejidad del tema supone un gran reto que merece un estudio en profundidad, pero hagamos un pequeño ejercicio de calentamiento:
Para una botella de agua, ¿qué opción escogerías y por qué?

3 Comments

on “La problemática de los plásticos sostenibles
3 Comments on “La problemática de los plásticos sostenibles
  1. Genial este post! ahora que estoy tan interesada en el uso sostenible de los bioplásticos, me ha aclarado muchas dudas y es un excelente material de referencia para un trabajo que tengo q presentar en la uni. Gracias!

  2. Desconocia totalmente toda esta infrmacion. A menudo oimos un monton de terminos relacionados con el reciclaje pero realmente puede llegar a ser confuso.

    Gracias por aclararnos tantas cosas.

    Un saludo

Comments are closed.