Eco-sospechosos (Conclusiones)

Buscando soluciones…

Entonces, ¿qué pueden hacer los diseñadores, los fabricantes y tantas otras personas implicadas en la creación y desarrollo de un producto para garantizar que sea sostenible? No basta con usar materiales reciclados, tejidos de algodón, reducir el consumo de energía o emisiones a la atmósfera; es necesario llegar más allá…

Los diseñadores, ingenieros, fabricantes y todas las personas implicadas tienen un gran reto por delante: el diseño y fabricación de productos que sean totalmente respetuosos con el medioambiente, para lograrlo se requiere un compromiso real con el buen diseño y la sostenibilidad del mismo en nuestro entorno, en todas y cada una de las etapas de creación, desarrollo y destino final de cualquier tipo de producto, sin que por ello estos tengan que ser menos atractivos, útiles, competitivos y rentables.

Dicho así parece imposible… resulta difícil pensar que se puedan desarrollar productos hasta tal punto respetuosos con el medioambiente. Hay muchos obstáculos: la maquinaria económica que cada vez resulta más compleja y retorcida, la mentalidad, los protocolos de trabajo, la crisis y así un largo etcétera, parece como si con este tema, siempre volviéramos al mismo lugar y nos vemos obligados una y otra vez a aceptar las cosas como están planteadas, aunque ello implique hacerlo mal.

Sin embargo hay mucha gente haciendo diseño sostenible cada día y los futuros profesionales tenemos el reto de buscarles y aprender de ellos, de interesarnos por conocer cómo lo hacen y poner todo nuestro potencial y nuestro empeño para que el buen diseño tenga, cada día más, un impacto positivo en el medioambiente y sea siempre sinónimo de sostenibilidad.

Entradas relacionadas: