Los siete pecados del greenwashing

¿Cómo saber sí un producto es verde de verdad o está haciendo publicidad verde engañosa? Los siete pecados son una excelente guía para distinguir entre el greenwashing y el marketing legítimo.

  1. El pecado del precio oculto
    Cuando se afirma que un producto es “verde” basándose en una serie limitada  de atributos. El papel por ejemplo, no es verde solo porque venga de bosques manejados de forma sostenible. Hay otros factores del proceso de fabricación que que pueden ser igual o más importantes, como las emisiones o la contaminación que causa.

  2. El pecado de la falta de pruebas
    Se comete este pecado cuando se hacen afirmaciones que no pueden ser comprobados o no están certificados por una autoridad independiente. Un ejemplo común son los productos que afirman contener cierto porcentaje de material reciclado sin que se pueda comprobar la veracidad de esa afirmación.



  3. El pecado de de la ambigüedad
    Cuando se hace una afirmación que es muy general y poco concreto se comete este pecado. Ejemplos típicos son “natural” o “bueno para el medioambiente”. Hay sustancias naturales que son tóxicos, pero el consumidor lo entenderá como una afirmación de la seguridad del producto.



  4. El pecado de idolatrar falsas etiquetas
    Algunos fabricantes exhiben sellos o logotipos con la intención de aparentar que hay una certificación independiente de las bondades del producto. A menudo estos sellos son simples diseños de la empresa, son de organismos controladas por la industria o si son independientes pero se usan de manera que el comprador piensa que hay una auditoria externa acerca de las políticas medioambientales. Hay numerosos ejemplos de logos con aspecto de certificaciones llenas de palabras verdes como “Eco”, “amigo de la tierra”, etc.
    Un problema que está dando mucho de qué hablar es el uso del logotipo de WWF, que lleva al consumidor a pensar que ese producto se ha hecho con criterios ecológicos y está avalado por una prestigiosa ONG. Sin embargo lo único que significa es que la empresa ha donado alguna cantidad de dinero.



  5. El pecado de la irrelevancia
    A veces se hacen afirmaciones que son irrelevantes porque no distinguen al producto de la competencia. Un ejemplo son afirmaciones como “libre de CFC” cuando es una sustancia que lleva años prohibido, o jactarse de tener un porcentaje de contenido reciclado que es típico de la industria.



  6. El pecado del mal menor
    Se hacen afirmaciones que si bien son ciertas dentro de un tipo de producto dado, distraen la atención de los efectos negativos de esa categoría de productos. Por ejemplo, vehículos de combustión más eficientes o tabaco de cultivo ecológico.



  7. El pecado de trapalear (mentir)
    Este pecado se basa en realizar afirmaciones que simplemente son falsas. En Australia recientemente algunos productores de huevos han sido llevados a juicio por vender huevos de jaula como si fueran de corral. De hecho en este país se venden muchos más huevos de corral de las que se podrían producir. Otro ejemplo 
Terrachoice es una agencia de marketing americana que ha investigado mucho sobre el problema del lavado ecológico o greenwashing. Esta misma semana, acaban de publicar el informe anual sobre cómo evoluciona el problema. Está basado en los mercados anglosajones, pero sería interesante que alguien hiciera algo parecido para los mercados hispanos.

Muchas gracias a Terrachoice por dejarnos utilizar sus excelentes gráficos para ilustrar este artículo. 

Entradas relacionadas:


4 Comments

on “Los siete pecados del greenwashing
4 Comments on “Los siete pecados del greenwashing
  1. Hola, como soy seguidora de coches y de todo lo que tenga que ver con el desarrollo sostenible, estoy fascinada por los cambios que están intentando hacer en el sector. Mirad qué preciosidad de "packaging" le han hecho a la antigua furgo de Volkswagen, sí, la hippie!La camper van. Mirad qué ecológica nos la han dejado…http://bit.ly/camper_van_eco

  2. Si… es una pena y me duele cada vez que escucho de un nuevo caso de greenwashing descarado. También hay veces (muchas) que simplemente los que hacen el marketing no se dan cuenta; no saben lo que es legítimo y lo que no, ni lo que es sostenible y lo que no.

    Saludos!

Comments are closed.