¿Por qué los productos ecológicos son más caros?

Antes de contestar, debemos diferenciar dos aspectos: el coste real de un producto y el precio comercial de un producto.

Cuando pensamos en sostenibilidad, debemos tener en cuenta que el coste real de un producto para la sociedad y todos los agentes implicados no siempre lo asume el que compra el producto. Así, a menudo muchos agentes asumen una parte del coste de producción de algo en especie.

Esto puede ser obvio como una subvención estatal a una tecnología estratégica. Pero también puede ser que para producir un producto algún trabajador tenga que renunciar a su salud debido al manejo de sustancias peligrosas. En este y otros casos alguien “subvenciona” el coste del producto en especie, ya que si se hiciera de forma más responsable tendría un precio superior.

Factores que influyen en el coste de los productos ecológicos

Una vez diferenciado lo que es el coste y el precio, vamos a estudiar una serie de factores que pueden hacer que el coste calculado para un producto ecológico sea mayor:

  • Los productos llamados ecológicos siguen siendo minoría, y en el modelo industrial generalmente se da que a mayor producción, menor coste unitario.
  • Los productos ecológicos buscan interiorizar los diferentes costes ambientales y sociales de su creación, mientras que el capitalismo tradicional intenta que otro pague el máximo de estos costes.
  • Cuando el producto incorpora materiales o tecnologías novedosas o experimentales, generalmente hay una gran inversión detrás.
  • Por último el diseño de productos ecológicos es síntoma de un esfuerzo más completo, que puede llevar también más tiempo.

Factores que influyen en el precio de los productos ecológicos

A parte del tema de los costes, hay una serie de factores comerciales que influyen en el precio de forma que este suele ser superior:

  • La diferenciación permite cobrar un precio mayor, y sin duda la preocupación ambiental es una forma de diferenciación que da un valor añadido a un producto.
  • Un producto sostenible es un producto de mayor calidad. Tiene un diseño, materiales e impacto global mejor que el mismo producto si no fuera ecológico (suponiendo los demás factores iguales). Y la calidad vale dinero.

Que no te vendan la moto

Aunque a veces es verdad que los productos ecológicos son más caros por los factores que hemos analizado, es categóricamente falso que un producto ecológico tiene que ser más caro.

Los productos más dañinos solo pueden ser competitivos a corto plazo, pues si lo mirásemos a un plazo más largo daríamos un valor a la destrucción causada que supera con creces el precio de venta.

En la mayor parte de los casos los productos ecológicos ahorran directamente materiales, agua y energía con respecto a sus rivales.

Tampoco tienen por qué tener una inversión mayor, de hecho a menudo soluciones sencillas y baratas pueden sustituir en función a otras de mayor coste y peor impacto ambiental.

Es un hecho cada vez más aceptado que una buena práctica ambiental es también buena práctica empresarial, y un elemento de competitividad.

Por último, hay que destacar que no todo lo que dice ser ecológico lo es.

Entrada relacionada:
Curvas tecnológicas y por qué se invierte en tecnologías obsoletas

Imagen I: eco-etiqueta europea, que por cierto no vale para gran cosa
Imagen II: No todo lo que afirma serlo es verde, AtribuciónNo comercialSin obras derivadas Algunos derechos reservados por fotdmike