La nube y la energía “sucia”

Si hace algunos meses nos hacíamos eco del ranking de Greenpeace acerca de las grandes empresas “High Tech” y su compromiso con el respeto a nuestro planeta, hoy vamos a hablar de un informe de esta misma organización sobre las fuentes de energía que utiliza cada una de ellas para abastecer sus instalaciones.

Con el auge de los servicios en la nube en estos últimos años, la mayoría de las grandes empresas tecnológicas tienen que almacenar incontables cantidades de datos de sus usuarios. Cuando no hace tanto la tendencia estaba en aumentar el almacenamiento en nuestros propios ordenadores, ahora el almacenamiento en la nube se ha vuelto una prioridad. Alojar vídeos, fotografías, música, documentos o cualquier otro tipo de datos de los usuarios conlleva la construcción de enormes centros de datos. Google, de la que ya hablamos hace algunos días, con todos los servicios que ofrece en la red y más en particular ahora, con la presentación de Google Drive, es una de las empresas con más servidores del planeta.

A medida que ha ido aumentando la demanda de almacenamiento en la red, el problema del consumo de los centros de datos se ha vuelto cada vez más de actualidad. La necesidades de abastecimiento en energía de los centros de datos es un problema que a día de hoy no se puede desestimar, de ahí el particular interés de Greenpeace por esta problemática. Para hacernos una idea, cada día Amazon Web Services añade una capacidad adicional que sería suficiente como para hacer funcionar el total de lo que fue Amazon.com durante sus primeros cinco años de vida.

Con sus datos Greenpeace muestra el esfuerzo de algunas compañías como Google, Facebook y Yahoo! en la utilización de energía limpia, pero por otro lado remarcan la falta de compromiso por parte de otras, como Amazon y Microsoft. Para denunciarlo, algunos activistas de la organización mostraron su desacuerdo con la política energética de estas empresa desplegando un cartel gigante en la fachada de sus oficinas.

En el informe, hay otra empresa que queda, según los datos de Greenpeace, claramente señalada como consumidora de energía sucia. Apple, la empresa de la manzana, debido a su descomunal éxito en los últimos años, no deja de necesitar más espacio de almacenamiento y construye nuevos centros unos detrás del otro. Según el informe, Apple utiliza principalmente fuentes energéticas basadas en la energía nuclear y el carbón para abastecerse en electricidad.

La respuesta de Apple no ha tardado en llegar, afirmando que su recién construido centro de datos de  Carolina del Norte se proveerá un 60% en energía solar cuando se termine la instalación del granja de paneles fotovoltáicos que está en construcción. En cambio, el centro de Oregon, que aún está en construcción, obtendrá el 100% de su energía de fuentes renovables. En la web de Greenpeace se puede leer el informe completo.

Fuentes: Greenpeace 1, 2.

2 Comments

on “La nube y la energía “sucia”
2 Comments on “La nube y la energía “sucia”
  1. Muy interesante tu artículo. Tenemos que saber que compañías prefieren obtener menores ingresos en beneficio del medio ambiente. No entiendo como empresas como estas, no dan ejemplo de desarrollo sostenible.

Comments are closed.