Google como compañía energética

Goolge, el gigante de Mountain View cada día más omnipresente en todo lo relacionado con la comunicación, ha sido desde hace algunos años una gran investigadora en cuanto a nuevas tecnologías. Ahora parece que Google ha centrado su atención en la energía que consume y en cómo producirla, invirtiendo casi 1.000 millones de dólares en un nuevo proyecto que incluye la creación de una planta fotovoltáica en EEUU.

Lo que esta empresa siempre ha dejado claro es que Google no hace las cosas a medias y cuando ponen los medios para crear algo no se andan con pequeñeces. También es cierto que Google no ha conseguido llevar al éxito todos sus grandes ideas y proyectos, como Google Wave que está en sus últimos alientos o Google + que no tiene la acogida esperada. De Google también sabemos que se involucra en multitud de proyectos para el desarrollo de tecnologías futuras, casi todas relacionadas con la comunicación, véase el desarrollo de Google Driverless Car, el vehículo sin conductor cien por cien autónomo, o su implicación en el despliegue de redes de fibra óptica de alta velocidad dentro y fuera de los EEUU.

Al igual que todas las empresas que ofrecen servicios en la red, Google tiene una gran demanda energética, debido principalmente por sus centros de datos, donde almacenan cantidades inimaginables de datos. Estos centro consumen, y mucho, y Google tiene planes para mejorar su eficiencia energética.

Hace algún tiempo Google ya invirtió algo más de 5 millones de dólares en una planta solar situada en Alemania. También se supo hace algunos años que Google adquirió las licencias (PPAs) necesarias para poder comprar y vender energía dentro de los EEUU y ahora es cuando estamos empezando a ver el objetivo de esos movimientos.

Aunque resulte complicado imaginar a Google como compañía energética, su demanda de energía es tal que una inversión de casi 1.000 millones de dólares tiene mucho sentido, sobretodo cuando se sabe que Google ya ha vendido 20 años de electricidad al distrito municipal de Sacramento, donde se sitúa la planta fotovoltáica en cuestión. Cierto es que tras tal inversión se esconde la búsqueda de rentabilidad, pero todo esfuerzo a favor de las energías renovables es bienvenido.

Esta planta solar, cuando funcione a su pleno rendimiento, será capaz de generar 88 MW, lo equivalente a lo que consumen 13.000 hogares comunes. Aunque estas cifras son muy significativas, el objetivo final de Google con su proyecto de energía renovables es producir 1,7 GW y poder abastecer 350.000 hogares con la energía producida.