Cafetería sostenible de Starbucks

 

Fotografía de Tom Ackerman.

Starbuck, la empresa estadounidense que sirve café en gran parte del mundo, ha presentado un nuevo concepto de cafetería. Superponiendo y acoplando cuatro contenedores marítimos que servían para transportar sus propios cafés y tés entre los distintos continentes, han creado una cafetería en Tukwila (Seattle, Washington). El diseño, que ha sido firmado por Tony Gale y el equipo de arquitectura de la empresa; es un buen ejemplo de diseño sostenible y reciclaje de materiales.

La idea se asemeja a los ya conocidos pisos para estudiantes basados en este mismo tipo de contenedores. Esta idea, que tiene algunos años, aunque desconozco donde y cuando empezó, demuestra que utilizando materiales fabricados y pensados para otros fines podemos realizar construcciones muy diversas. La estanqueidad de los contenedores, sus 60 metros cuadrados y su fabricación robusta, han hecho de los contenedores marítimos la nueva pieza de lego para los arquitectos que quieran experimentar con nuevos conceptos.

Además del propio edificio basado en contenedores recuperados, la empresa ha implementado una serie de sistemas con el fin de convertir la cafetería en un laboratorio de tecnologías sostenibles y estudiar las posibles aplicaciones en futuras cafeterías a lo largo del planeta. Por ejemplo, uno de estos sistemas instalados se encarga de recoger el agua pluvial para regar los jardines que rodean el edificio. Además, la construcción de esta cafetería ha obtenido el certificado LEED que acredita edificaciones “verdes” en los EEUU. Esta es, sin duda, una buena iniciativa por parte de Starbucks que en varias ocasiones ha mostrado su interes por los temas de sostenibilidad, reciclaje y comercio justo; como por ejemplo, comprando café con certificación Fairtrade.

Esperemos que la iniciativa tenga éxito y podamos ver pronto más cafeterías basadas en el mismo concepto.

Fotografías de Tom Ackerman.


Fotografías de Tom Ackerman.


Fotografías de Tom Ackerman.


Fotografías de Tom Ackerman.

Fuente: starbucks.com | experimenta.es