La Prueba de Fuego de un Diseño Sostenible


Últimamente proliferan los productos que afirman ser verdes, ecológicos, eco, sostenibles, buenos para el planeta, etc. No hay que ser un genio para darse cuenta de que a menudo estas afirmaciones son engañosas y a veces son verdaderos disparates. La práctica del greenwashing (publicidad verde engañosa) es una grave amenaza para los diseños sostenibles


Sin embargo lo cierto es que obtener un diseño realmente sostenible es a veces difícil, y para algunos incluso utópico. No es imposible, pues hay algunos ejemplos de diseños sostenibles que sí funcionan, pero requiere cambiar de perspectiva.

Es importante darse cuenta de que un diseño es “sostenible” no sólo porque sea biodegradable, eficiente o no-tóxico. De hecho puede no tener ninguna de las características anteriores.

Para saber si un diseño es sostenible hay que darse cuenta de una realidad: vivimos en un mundo que pronto tendrá 9 billones 9.000 millones de personas y queremos que todos tengan un nivel de vida decente, y además sin sacrificar nada más de biodiversidad, calidad de vida y con una gestión de recursos que no lleve inevitablemente al colapso económico y social.

La prueba de fuego es sí ese diseño tiene un lugar es ese mundo. Si es algo a lo que aspiramos todo el mundo tenga: ¿es factible que 9.000.000.000 personas poseen ese producto o usen ese sistema en armonía con nuestro patrimonio común? Si la respuesta es no, se siente, ese diseño no sirve.

Esto tiene mucho que ver con la razón por la que la eficiencia no sirve como estrategia de sostenibilidad. Hay quien calcula que tendríamos que ser diez veces más eficientes en el uso de recursos -algo técnicamente imposible para la mayoría de los sistemas actuales-. Pero la verdad es que la cantidad de gente que demandarán servicios de calidad está aumentando exponencialmente y no se limita solamente a occidente. Por ello debemos idear formas diferentes de solucionar los problemas que puedan escalarse con la población sin renunciar a calidad de vida, perjudicar a terceros o seguir destruyendo nuestro patrimonio natural.

¿Tiene ese diseño lugar en un mundo “desarrollado” de forma sostenida sin perjudicarnos?

Y una pregunta para ti, lector… ¿se te ocurre alguna forma mejor o más preciso de enunciar la prueba de fuego?

2 Comments

on “La Prueba de Fuego de un Diseño Sostenible
2 Comments on “La Prueba de Fuego de un Diseño Sostenible
  1. Cuidado con los números:
    En lengua española, un billón equivale a (10)^12 = 1 000 000 000 000, un millón de millones.(wikipedia).
    La población prevista es, pues de 9.000 millones de personas y no de 9 millones de millones.

Comments are closed.